¿Cómo se realiza una sesión?

 

En un entorno seguro y tranquilo, con el cliente boca arriba, sin necesidad de desnudarse.  Durante la sesión el cliente siente el contacto ligero de las manos del terapeuta entrenado en escuchar los movimientos sutiles del cuerpo, sus ritmos, pulsaciones y patrones de congestión y resistencia. Esta escucha proporciona información importante sobre el funcionamiento de la persona en su totalidad. El terapeuta va tocando con un contacto muy ligero en distintas zonas del cuerpo, normalmente en los pies, el sacro, a lo largo de la columna y en la cabeza. Permanece unos momentos en cada zona dependiendo del grado de movimiento-salud que haya. La duración aproximada de la sesión en adultos es de 45 minutos, en niños 30 minutos.