¿A quién puede beneficiar?

La terapia craneosacral es tan suave y segura que es apropiada para personas de todas las edades, desde bebés hasta ancianos.
A los bebés se les ayuda en su desarrollo madurativo, así como en casos de cólicos del lactante, problemas de psicomotricidad, estrabismo, trastornos de sueño, de alimentación, problemas músculoesqueléticos, etc.
En niños en edad escolar, es muy útil en casos de dislexia, déficit de atención, hiperactividad, autismo, escoliosis, problemas de aprendizaje, bruxismo, etc.
La terapia craneosacral trata a la persona en su globalidad, puede ayudar a las personas con casi cualquier condición, incrementando su vitalidad y permitiendo utilizar sus propios recursos de autocuración.

Mostramos algunas de las dolencias que pueden responder favorablemente a la terapia craneosacral.
AlergiasAlteraciones de la ATM,   Ansiedad, Artritis, ArtrosisAsma,  BronquitisCiática, DepresiónDiabetes, Dificultad en el embarazoDolor articular, Dolor y tensiónEscoliosis, EstrésHernias, Hiper e hipotiroidismoHiperactividad, InsomnioLesiones deportivas, LumbagoMigrañas, NeuralgiasParálisis facial, Problemas digestivos Secuelas de accidentes, SinusitisZumbido en los oídos...